Esteban Mario Couceyro

Soñé con lunas de plata, en hojas de daga

Tu paso, ese día

como todos

miraste el escaparate

sin ver

ni detener el mirar.

 

No viste

ni miraste, mi mirar

sentado

tras el vidrio del bar

te observé

el caminar

sin poder más que soñar

como cada vez

buscando la intención

viéndote al pasar.

 

Soñé con lunas

de plata en hojas de dagas

con noches oscuras de estrellas

piel suave de doncella

labios implorantes

ríos despeñados

llorando penas.

 

Soñé que una vez

saldría a tu encuentro

como apunta el sol

en un revuelo de pájaros de colores

en la alborada

y que mis manos

temblorosas

escapadas a lo alto

tomarían las nubes

haciendo carroza

que te llevaría

al cielo infinito

mostrándote desde allí

que nada es mío

solo un corazón

palpitante

mis ojos

y

estas manos

y todo lo que tengo

envuelto en mis letras

de amor.

 

 

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    Una mirada apasionada está describiendo tu mundo de forma subjetiva y genial.
    Un abrazo desde aquí cerca.

    • Esteban Mario Couceyro

      Son solo recuerdos del otoño, desde un crudo invierno, mi querida amiga.
      La pasión, es un don de quién ha ejercitado la vida, casi como un atleta, sus músculos.
      Mi mejor saludo.
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.