ESMERALDA...

EXTRAÑA DAMA DEL MAR

Traía consigo todos los misterios

de un amor profundo, inmenso y bravío

que sucumbía su vida y marcaba su ritmo...

Cual caracola marina

escondía las mejores melodías, deseos y ganas de amar

a quien supiera descifrar

los códigos de su alma y la sepa escuchar...

Dúo de esmeraldas perdidas

con chispas de melancolía

así eran sus ojos irritados de tanta sal

que a diario se sumergían en su penar

en los solitarios atardeceres de amor y mar...

Su boca carnosa, tentadora, pasional

teñida de corales preciosos

dejaba su herida aún sangrar

por ese anzuelo doloroso

de pasión, tristeza y soledad...

Su elegante figura dejaba desfilar

envuelta en vestiduras blancas

como bañada de espuma de mar

por el largo muelle abandonado

y en extremo se detenía a descansar...

Un dulce tema al viento entonaba

como plegaria al enamorado que no volverá

y una rosa roja apretaba en su pecho, 

besando uno a uno los pétalos

los arrojaba al cómplice mar...

Ritual sagrado pára ella

extraña dama del mar

adormecida en el tiempo

cual Penélope tejía sus sueños

con hilos de locura pasional

para echar su corazón navegar

a las profundas olas azules

dejando su suerte y su vida al azar...

 

ESMERALDA

 

Comentarios2

  • Alberto Escobar

    Palabras sugerentes, como susurro diverso.Saludos

    • ESMERALDA...

      Gracias Alberto por leerme y dejar tu huella en mi eespacio.
      Saluditos

    • Fabio Robles

      Te quedó re lindo ese poema, con esa dama marinera que dejaba pasar el tiempo siendo muy enigmático su actuar. Saludos amiga

      • ESMERALDA...

        Gracias Fabio por leerme y dejar tu comentario.
        Saludos



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.