DebraOro

MÓRBIDO NARCISO

Tienes cara de ángel, corazón de piedra,

falsa piel de oveja, alma de escorpión.

Viajas con bandera de dulce inocencia

y un níveo plumaje que deslumbra al sol.

 

Tu labia es ponzoña, canto de sirena,

carnada perversa y amarga ilusión,

 tu vida es camelo, máscara perfecta,

un baúl sin fondo que oculta tu Yo.

 

Tú engañas a todos con astucia plena,

 juzgas sin detenimiento y sin compasión.

Tu no te amedrentas si dices quimeras

y miras a los ojos sin pena o temor.

 

 Niño caprichoso, Narciso engreído,

Maquiavelo absurdo y súcubo feroz.

Disfrutas las cosechas de tus crueles tretas

 con pasión enferma y mórbida obsesión.

 

 

Cuando la certeza derrumbe tu presa.

Vivirás la estela de tu atroz acción.

 Cuando la certeza camine a tu vera,

no habrá escapatoria a tu perdición.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.