Esteban Mario Couceyro

El banco de plaza

Hoy está vacío

coronado de ramas secas

en un atardecer de invierno.

 

Cuantas historias ha vivido

el banco de la plaza

Una madre junto al cochecito

mirando al niño.

 

El anciano harto

de vivir

que saluda con sonrisas

a los que pasan.

 

Ese hombre sospechoso

con un paquete

bajo su brazo

mirando si soy su contacto.

 

Hasta esa noche

que un desesperado

durmió el cansancio

en medio de la lluvia.

 

Cuando alguien murió

por propia voluntad

de madrugada

solo un ruido seco

y debieron pintarlo

nuevamente de blanco.

 

Pero saben una cosa

también estuvo

una pareja enamorada

que se prometieron

la eternidad.

 

Hoy el banco espera

que te sientes

y esperes que pase.

 

Pediré permiso

y me pondré

a tu lado

sabiendo que sabes

las historias

del banco de esta plaza.

 

 

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    El banco de la plaza, cuantas historias puede contar, hasta un gigantesco libro podría editar.
    Original tema has elegido.
    Ya regresé de mis vacaciones, renovada y con energía suficiente para enfrentar el año.
    Un saludo afectuoso, amigo mío.

    • Esteban Mario Couceyro

      Ya te lo he dicho antes, nadie regresa, si no se ha ido.
      Bienvenida, a este banco de plaza,con historia acumulada.
      Un abrazo
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.