Glomo

Poetas

          El difícil espejo de un poema suele hablar 

         de quien lo escribe, se engola y asciende, 

          se imagina declamándose mientras atusa 

          sus finos cabellos pensando en los de su

          amada o, directamente, aplaude su genio 

          ante la lámpara. 

          Lo difícil del espejo es advertir la suciedad 

          que desea destruir el poema, lo quiere atrapar 

          con los ecos de Narciso. 

          A mí me apasiona sentir ese ahogo, quemarme

          a lo bonzo frente al espejo en el sacrificio que 

          está esperando la humanidad caníbal que 

          habita en este mundo y está deseando 

          despedazar poetas y ver cómo se consumen 

          en las ascuas que a todos nos infernan. 

         El difícil espejo de un poema es la lírica 

         del estiércol, que vino antes que la flor de la

         primavera, del dolor que precedió

         al enamoramiento. La lírica del vacío,        

         ese del que nadie habla porque no vende,

         porque no se ve en el espejo y es el continuo

         reflejo de todas las  cosas,

         de las que te hacen bien y de las que te 

         matan y estas últimas son las certeras. 

         Las buenas, en realidad, son las que te matan

         como poeta y ¿sabes por qué?

         Porque pretendes lo que el seductor asesino, 

         gustar para luego matar. 

        

 

          

     



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.