Julián Valdés Vásquez

Te quiero

La noche es amarilla

y sólo estamos

tú y yo.

Hace frío.

Me dices que no te gusta el sonido de las cigarras.

Atravesamos, como entre nubes,

la soledad, el silencio

irrumpido (por cigarras).

Olvido el frío porque estás conmigo.

Callas. Callo.

Estrujo tu mano;

son palabras que llevo adentro,

las estrujo duro, te estoy diciendo:

“Quisiera pasar el resto de mi vida

caminando, por ahí,

contigo”.

Te miro, me miras

y suspiro.

Y qué hago si tengo tantas ganas

de decirte

que te quiero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.