Peñafuente

Indómitas fuerzas

Ruta tangente seguimos,

pero partí de ti y tú de mí;

La centrífuga nos aleja

¡porque fue de tan cerca…!

 

Vencí al cabo tu atracción,

aun sin creerlo, tuve,

para mi infortunio, de ti

de escape la aceleración.

 

Inmenso es el espacio

tiempo

que entre nosotros

estamos colocando.

 

Es el fin, ya no sabré,

ya no atestiguaré

el curso de tu vector,

ni tu paso por el mundo.

 

-Sólo débil

gravita aún el alma ingenua-.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.