Veruska Sanahuja

Cada luna silvestre...

Cada luna silvestre

se rodea con mis palabras

que entonan vientos vehementes

con hilos de suaves lágrimas

 

En el sur la montaña se avista

como un monte que no aclara la vista

los párpados galopan en un campo

donde "el atrás" muere sin espanto

 

Dos campanas se enamoran del incienso

que las hojas letradas despiden en el descenso

tan solo la vida nace en el momento

en el que un lápiz escribe la musa del aliento



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.