andrea barbaranelli

El mapa

Es solamente el asombro de

extraviarse en el mapa fabuloso:

los llanos y los montes repartidos

como manchas de luz y de penumbra,

el derrotero ambiguo de los ríos

perdiéndose en la sed de los desiertos,

las fragorosas costas hostigadas

por la tribu inhumana de las orcas

de femeninas voces. Sotavento,

protegido, un embarcadero: el hombre

que desembarca allá con su caballo,

un caballero andante, armado, puede

coger la senda del bosque y meterse,

perdiéndose, en el monte. El puente vibra

bajo los cascos del caballo: está

en el mapa el sonido como el eco

de un cuerno que se pierde en el paisaje

desordenado. Si sigue el camino,

el caballero llega a un claro: huertas

y trigales y, más adelante,

los muros de un castillo: se detiene

el caballero y mira. Se levanta,

en el mapa, además de los castillos,

de todas las aldeas fortificadas,

más allá de los campos y los bosques,

en el exacto centro, un cerro, donde

está el árbol del mundo: en otra historia

será el Calvario, pero ahora solo

es el punto en el que, si alcanza a

llegar hasta allá arriba y se detiene

frenando su caballo, el caballero

mira a su alrededor y trata de

poner en orden la desaforada

geografía de la mente, la casual

presencia de las cosas que no tienen

significado de por sí: la piedra

que cayó en el valle desprendiéndose

de una cuesta empinada, el humo que

se alza de una chimenea a la orilla

del lago, el centelleo del agua cuando

transcurre el viento. En el mapa, si miras,

junto con el jinete que se dobla

en el cuello de su caballo, está

el firme eje de las simetrías,

la discreta potencia de los signos,

los símbolos y sus correlaciones.

Con asombro me miro en este espejo

que es el mapa y me voy reconociendo.

 

 

Comentarios4

  • caballo negro

    bello poema.

  • andrea barbaranelli

  • Verso&prosa

    Buen proverbio..

  • Bambú

    Me has dejado absolutamente sorprendida. Es una maravilla, de una imaginación desbordante con un final sorprendente. Con tu mapa se puede alcanzar cualquier destino pero es el único camino que conduce a tu cabeza.
    Enhorabuena, topógrafa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.