Glomo

Caminar

             No sé qué senderos recorrerán mis pies

            siempre tienen ganas de viajar, de volver. 

             El camino más largo no me interesa, el que 

             más afluencia tiene o el más bullicioso, 

             tampoco, sobretodo porque quiero volver. 

             Es redundante y reiterado que al repetir el

             camino mis sensaciones recuerden las

             anteriores y valore así cuán cercano estuve

             en mi memoria sobre aquel árbol, la farola

            o el lustre del cartel de la cafetería que ansiaba 

            alcanzar para volverte a ver. 

           Pues destacado en mí es el engaño y todo lo

           transforma a su paso y yo volviendo sobre los

           míos me pregunto si este corazón loco que los

          guía me lleva por el buen camino, pues vuelvo

          a caer en el ansia irremisible de volverte a ver, 

          el árbol está sin hojas, la farola rota y

          el estupendo cartel perdió su lustre cuando 

          llegué y no te vi, estaba sólo el café como a ti

          te gustaba: "con dos cucharaditas de miel"

Comentarios3

  • Ross4

    Me cautivó tu poema Glomo.

    Saludos,
    Ross

  • María Isiszkt

    No tenia el placer de conocerte, pues veo que hace poco eres miembro de este jardín poético, y me ha gustado entrar en tu rincón.
    Gracias, buen poema-
    Y con retraso BIENVENIDO

  • Glomo

    Muchas gracias. Soy neófito en este espacio y estoy disfrutando al compartir lo que me mueve y conmueve. Me gustan tus poemas, son muy "del alma ". Un saludo afectuoso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.