Fernando Javier Gamero Oviedo

Sin suerte, ni amor.

Sin suerte, ni amor.

 

Ahora que me encuentro solo

y ya todos me abandonan,

me tratan como un sucio leproso,

deambulando con tristeza;

mi amor y tu desprecio colisionan.

 

Ahora que duermo en el piso,

peor que perro me tratan,

parece que aquí nadie me quiso,

como si amar fuera rareza;

pareciera que con cuchillo me matan.

 

Por amor no voy a rogarte,

parezco un vago apestoso,

tu bello amor no quiero robarte,

eso no estará en mi cabeza;

no quiero que parezca esto un acoso.

 

Me quede sin ella y sin ti,

no tengo cabra ni soga,

sin suerte, ahora que sera de mí,

no hay ni para la cerveza;

si tuviera como, mi pena se ahoga.

 

No sabes cómo me desprecio,

vivir aquí es un infierno,

estar a tu lado no tiene precio,

te lucharía con braveza;

tu cariño es como calor en invierno.

 

 

Fher

 

(Todos los derechos reservados por el autor)

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.