Alfy Luna

Fuego Revolucionario

FUEGO REVOLUCIONARIO

Muchos héroes dejando huella han trascendido
En los anales profundos de la historia mexicana,
Algunos mártires que a traición han fallecido
Y otros más que ofrendaron su vida en la batalla.
Su delito, su gran pecado: ¡reclamar justicia!
Brotaron por doquier los rumores de insurgencia,
Lucharon contra el mal gobierno, el clero y la milicia
Ávidos de lograr en México justa herencia.
Algunos campesinos, unos esclavos y otros militares,
Unos religiosos, y otros escolásticos e intelectuales,
Con estratagema algunos logros fueron conseguidos
Pero al ser traicionados fueron cobardemente abatidos.

 

Pasa el tiempo y su legado no ha sido abandonado
Muchos nombres y apellidos llenan mi memoria,
Morelos, Aldama, Allende y el cura Hidalgo
Con tinta sangre escribieron las páginas de gloria.
Juárez, Zaragoza, Porfirio Díaz, hombres de otro tiempo
Liberales que enfrentaron autoridades conservadoras
Al país de ese entonces brindaron fulgor de aliento
Destruyendo en su momento las cadenas opresoras.
Madero, Los Serdán y los Hermanos Flores Magón,
Apellidos brotando en la lucha revolucionaria,
Zapata, Villa, Carranza y Álvaro Obregón
Páginas de las historias sangrientas de mi patria.

 

Y hubo otros más que defendieron sus ideales
Dando vida y libertad provisional a mi Nación,
Algunos Insurgentes y otros de causas liberales,
Y la sangre derramada en la lucha de Revolución.
Y a punto de olvidar aquella mexicana insignia
Surge una nueva figura en este periodo coetáneo,
Su intelecto y razonamiento asimismo lo designa
Como el nuevo héroe del México contemporáneo.
Desde la nueva metrópoli de mi fastuosa nación
Pueblo de Tecomatlán, Atenas de la región Mixteca,
Surge la llama de ideales que se tornan convicción
Por la lucha de igualdad social en mi tierra azteca.
Tu ejemplar conducta ha sido la mejor exhortación
Vasto proceder que aumenta mi motivación personal,
Eres la base y pilar de nuestra organización
Admirable es tu eficiente labor intelectual.
¡Por ello sigo tu ejemplo valiente Quijote temerario!
Hombre culto y educado como no existe otro igual,
Héroe revolucionario del México contemporáneo
Sin duda Usted Ingeniero Aquiles Córdova Moran.
Con tu humildad nace en mi alma orgullo enaltecido,
Transformando mí debilidad en altiva fortaleza,
Palabras de tu discurso alientan al pobre y desvalido,
Haciendo la mente educada, mejor defensa.

 

Expandiste ideas en una sociedad poco racional
Y somos libres del yugo gracias a tu adoctrinamiento,
Tus motivos y preceptos son ahora llama nacional
Que arde en los que conformamos a este movimiento.
Tu consigna es la unificación, la cohesión social
Somos nuevo orden que practica el discernimiento,
Ahora somos un solo hombre, con un solo ideal
Nuestra lucha organizada con amplio entendimiento.
Gracias a ti ahora soy útil sintiéndome fundamental
La sensatez mi virtud, mi trabajo el mejor talento,
En la batalla que día tras día se torna más letal
Lucharé aun cayendo herido o aun cayendo muerto.

 

Sintiendo el hambre conocí lo que es el hartazgo,
Fue menester ser esclavo para gozar la libertad,
El conocimiento es mi tesoro, el mejor hallazgo
Sublime transformación que hacen la buena voluntad.
Difícil cerrar los ojos una vez que han sido abiertos
He aquí el resultado del razonamiento despertado,
Dejando huella en los caminos del futuro incierto
Y no desfallecer el alma sin antes haber luchado.
Me he levantado fiel y firme entre la podredumbre
Concientizado de mi valor en la sociedad,
Nuestra fuerza es la cohesión de la muchedumbre
¡Demandando al gobierno ética, justicia y lealtad!


Con mi Arte romperé las cadenas de la esclavitud,
Con deporte terminaré con la brutal violencia,
Surgirá el nuevo mexicano ansioso de virtud,
Sus armas: la disciplina, el arte y la ciencia.
Con vasto léxico disertarán frases de poesía,
Con sus vivencias incursionará en la dramaturgia,
Con sensibilidad en la danza armará coreografía,
Sus notas musicales como acto solemne de liturgia.
No será más el guajiro sueño utópico deseado,
Será el colofón posterior de mi lucha organizada,
Que después de la sangrienta guerra encarnizada,
Resultará el invaluable tesoro idealizado

 

Contra el desorden establecido del sistema opresor,
Alzo la voz tornándome fiero y demandante
Sin humillar el alma, no bajo la mirada a mi agresor
Más razón de exigir con fuerza protestante.
Y quizá tiemble de rabia pero jamás por cobardía,
Aún sintiendo miedo a ti me enfrentaré valiente,
Aunque ruede mi cabeza por tu abrupta alevosía
Vivirán mis ideales aún después de la muerte.
Es realidad la consigna que llevo en mis adentros,
Por todos los caídos muchos otros estarán de pie,
Luchando por todos aquellos que han sido electos
De este gran movimiento que jamás perderá la fe.

 

Gobierno injusto y cobarde que se cree civilizado
Alevoso afliges al mexicano débil e infatuado,
Más yo conozco tu vileza, tu artimaña y corrupción,
Tu ventajoso proceder tergiversando información.
Sabedor de que tienes a la democracia secuestrada
Exhibo tu ignominia que somete a la población,
Tu política grotesca y demagógica persuasión,
Jamás manipularan de nuevo a mi alma aleccionada.
Por tu desigualdad social amplificas la violencia,
Con tu inmoralidad fomentas la mente criminal
Lastimando al pueblo te engalanas de vergüenza,
Dejando por doquier pobreza física y espiritual.


El peso de tus calumnias no contradecirán la verdad,
Tangibles los logros que han ganado mis dirigentes,
Visibles el progreso y bienestar que a la sociedad
Otorgaron como prueba de esta lucha consecuente.
Prefiero morir antes que volver a ser tu prisionero
Sistema injusto, tirano, cobarde, cruel y sanguinario;
Tiemblas al saber que soy tu más grande adversario
El que lucha por ganar un plebiscito verdadero.
Cuando la pobreza termine y el país haya cambiado
Surgirá el nuevo orden de la justa repartición caudal,
Se respetará la ley, la constitución será real amparo
Olvidaremos la siniestra pena de la desigualdad.

 

No desfalleceré cuando las fuerzas me abandonen,
Orgulloso daré mi aliento por causas progresistas,
Porque existen muchos más que contra ti se oponen,
Prevalecerán y vendrán más hombres antorchistas.
Por ello la voz sea expresa demandante y persuasiva
De manera firme con madura y sensata diligencia,
Y si la respuesta retorna en forma burda y agresiva
Sabremos responder con justa razón e inteligencia.
Y si en la lucha he de caer salvajemente herido,
Decidido está que jamás me daré por vencido,
“Morir por antorcha no es morir” como hombre ordinario,
“Morir por Antorcha, es vivir” siempre Revolucionario



(16 de Noviembre del 2014)
Inspirado en el discurso del Maestro Aquiles Córdova Morán, del 40 aniversario de Antorcha en Toluca, Estado de México.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.