Alberto Escobar

Nietzsche, el superhombre.

 

 

Yo y Grecia
somos uña y feliz carne
que rellena, y que aprecia
lo dado
por los dioses del olimpo
al hombre, creado en vano.
Me revelo
a lo nuevo,
origen de mis desvelos.
Proclamo la no de Dios existencia,
la identidad del Superhombre ideo
La modernidad sobrenada, ausencia
Grecia, carne, rellena, Dioses, Hombre
Revelo, desvelo,Superhombre, nada.
Locura, helenismo, valores difuminados
Amor sin saciar, epístolas llenas de vacío.
Wagner cumbre y cieno de lo alemán.
Ópera que proclama y enarbola.
Grecia, raya en el tiempo, gramática
escrita en el agua de la Sabiduría.
Vivo en los pronombres que me
enseñaron tu grandeza, Hélade.
Albergo tus recuerdos como oro
en paño, me embriago para no
asistir a la debacle presente.
Apuro antes de morir el liquen
furtivo que se confunde con la 
bruma y el néctar, bodega y solera
de tu cultura, añorada cultura...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.