argantonio

Cuestión de fe

Yo no creo en el Espíritu Santo,

y si creo en la paloma que es más creíble.

Porque la paloma come y es comestible.

Yo no le rezo pero le canto.

 

Se quejan de que la paloma cága,

y de que con sus excrementos destruye un edificio,

y es natural que lo expulse por el natural orificio.

Todo lo que necesariamente traga.

 

Me da igual la paloma blanca o negra,

si los demás no encuentran compañera.

A mi me da igual tú paloma me alegra.

pero de esto hay quien no se entera.

 

Ayer me senté en un banco a escribir un poema,

hacía frío y allí estaba como un solitario.

Pero aguanto el frío, para mi no es problema.

Si al final consigo un buen poemário.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.