Jorge Briceño

Te ví

Te ví llegar en la muchedumbre ajetreada y olorosa a licor,

te vi llegar autentica y radiante quizas como el sol, 

Te ví alli, en los mares, mordiendo mis costas y naufragando conmigo

en la burbuja  de este sentimiento que no parece caber en un solo cuerpo. 

Pero luego, te ví huyendo de mi.

Te prometí los cielos, las estrellas y las nubes esponjosas,

te entregue mis sueños y la agonía de mi dignidad

  Ingenuo, una maratón por ti corrí,  

te dije, da un paso adelante y escapaste de mí. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.