pani

PRINCESA EN LA NIEVE...

Allá donde el día

se consume

en céfiro deseo,

 

y el alma trasiega

dulcemente...

su lánguido latido,

 

duerme mi amor

muy tiernamente...

en su melancolía,

entre lánguidas hetairas...

vencidas por sus horas,

 

¡ Oh princesa...

de mis sueños fatuos... !,

dulce y etérea niña,

que la nieve pinta...

y apenas desdibuja,

 

niégate despacio...

entre rosas primorosas,

y carnales azucenas

 

de paisaje oscuro...

 y deshumanizadamente

breve,

 

apenas sublimado

en su desmedida... 

y descansada

gracia,

 

por el desgarzado

y cristalino fuego...

 

herido de amapola.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.