Wellington Rigortmortiz

* Scream

Mi eterna soledad,

solo se desahoga

con gritos desconsolados

y aullidos ensordecedores

desgarrando visceralmente

al cerebro,

una cadena infinita,

aleación de metal

y filosos rejos, oprimen

destrozándome el alma,

desangrando al corazón,

cada gota de sangre

que de el pende,

perfora el suelo

apagando la llama

del doloroso existir,

sepultando

esta inútil carnación

al orbe de los gritos

y gemidos siniestros

en donde los sueños fallidos

se convierten en fantasía

y la escalofriante mentira,

se hace realidad.

 

Hoy, alcanzo cada sueño,

arrojando

el grito más macabro

y lastimero

hacia el firmamento

en el preciso instante

en que la luz muere

y resucita la oscuridad,

en tus pensamientos

y en tu alma,

permanecerán

las ondas intensas

y frecuentes

de mis gritos,

así, de esta

ensordecedora forma,

estaré junto a ti,

allí, en donde el dolor,

es estéril y agoniza

en brazos del óbito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.