J.C.R

Rima 34

 

Me encariñé con tus ojos,

tú de mi dote barbián.

Me encariñé de tus manos,

tú de mis labios al besar.

 

Tu encanto, risueño en todo el mundo,

mi sonrisa en las estrellas.

Por esto tú me pediste un minuto,

y yo te di mi vida entera.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.