Wellington Rigortmortiz

* Ultratumba

Ingresare en las bóvedas de tu ser

en las catacumbas de tu mente,

las miserables e inútiles pasiones

son para las dos nada más

que recuerdos de dolor.

 

He visto en tu corazón

la última antorcha de fuego azul

extinguirse miserablemente

y como desde la ultratumba

de tu vientre millones de espectros

se ahuyentan, devoran

y gritan entre sí,

allí estoy yo!, ¡solo!,

sin comprender el misterio

que encierras entrañablemente,

aquel que es basca para ti

y sangre para mí.

 

Debo resignarme y llorar,

sangre negra brotan de mis ojos,

he perdido la conciencia,

estoy vacío sin ti,

la muerte,

es imperfecta para los dos,

la vida, frágil apuesta.

 

Por fin he llegado

al lugar más pudoroso de tu ser,

en el cual solo están las ruinas

de lo que alguna vez fue el amor,

un fragmento de espejo, refleja

mi cadavérica figura,

y solo deseo salir, gritar!,

pero la conciencia retorna

y mi cuerpo se alianza con ella

confabulándose

para mi autodestrucción, hoy

seré uno más de tus espectros

y miedos internos, estaré

por siempre y para siempre

dentro de ti, luchare

a sangre viva con tus recuerdos

ya que he visto

por primera vez tú alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.