El Corbán

EL MALPARIDO

 

¡cuán peligrosa la humildad mal concebida!

Como un maldito hijo de verdugo se muestra

Malparido por la ciega razón

Y como padre tiene la vanidad del ego oculto,

Incluso en los rostros de los obtusos religiosos

Que les encanta escuchar los halagos humanos

y los confunden con la voz del mudo Dios,

como diría el Juglar moderno Facundo Cabral:

"Doy la cara al enemigo y la espalda al buen comentario

porque el que acepta un halago empieza a ser dominado,

como el hombre hace caricias al caballo... Para montarlo"

Espiritualmente también es aplicable.

Que Dios nos ayude a ser sordos a los halagos humanos

Que nuestros oídos se cierren al dulce paladar mundano

Que asesina el verdadero espíritu de sinceridad

Y nos envuelve en oculto orgullo disfrazado de humildad

 Que hace nacer la falsa modestia,

¡Que no use de cuna tu corazón!

y que confunde la sencillez con la simplicidad.

Comentarios2

  • Alexandra L.

    Cuanta sabiduría en tus letras, nada peor que el orgullo disfrazado de humildad, la vanidad y el ego soberbio, altanero. Placer leerte.

    Un feliz fin de semana, Alexandra.

    • El Corbán

      Mil disculpa por la demora en el agradecimiento al amable comentario.
      saludos y afectos de amistad.

    • María Isis

      MUY REQUETEBUENO COMPAÑERO
      UN ABRAZO Y HASTA MAÑANA.

      • El Corbán

        Gracias mi querida amiga por el amable comentario.
        un fuerte abrazo.

        • María Isis

          De nada



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.