Edenilson Huezo

Estoy, estaba y estaré

Estoy aquí, estaba y estaré;
estoy pensándote diario con la imagen que me llevé de ti,
luces perfecta con tu sonrisa,
dulce, que tiernamente ocultas al bajar tu mirada
esa mirada que brilla color café de la tarde,
la cual invita a estar contigo compartiendo historias,
un café, pan y un poema,
un café, un libro y un eterno fugaz,
donde se encuentran las maravillas que posee la vida
y se crean memorias de un futuro por alcanzar.

 

Estaba ahí y estaré;
Estaba aquella tarde delante de ti, hipnotizado y sin voz,
viendo en tu mirada mi reflejo
que encontraba en tus ojos
la respuesta de que los secretos no solo los guarda el corazón.
Vi mi mirada
y no pude contener mi amor,
vi mis ansias de poder llegar al cielo
con solo un abrazo que me dieras sin razón. 
Seguí después atento al movimiento de tus labios,
a la melodía que salía de tu boca,
ese melifluo que acariciaba mis oídos
y que al recordarlas un poema evocan.

 

Y estaré;
Estaré cuando los poemas falten y el tiempo no lo permita
cuando la lluvia se vaya y no haya quien te relaje,
en los momentos en que observes la luna y sientas el sol
que sientas un beso y una caricia en un mensaje,
y que en un momento recuerdes cuando a tu lado estoy
o cuando estaba observándote y recuerdes las palabras que te dije contemplando el paisaje:
Estoy y estaré siempre contigo mi amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.