hefaloga

Amor sin fin.

 

 

No he llegado a este bello día

Quizás de los nuestros el más remoto

No he llegado aquí con el corazón roto

Ni con el alma deseando lejía.

 

No es el sufrir agónico, vida mía

Quien será el juez de nuestro amor

No será el tormentoso dolor

Quien dé por terminados sus días

 

Ni mucho menos las palabras sombrías

O las frases punzantes que se infieran

Y pretendan como famélicas fieras

Devorar toda nuestra dulce alegría

 

No es en vano mi amor entregado

ni la huella en tu corazón plantada

ni las dolorosas lágrimas derramadas

simples recuerdos en el fondo dejados.

 

Es el mismo amor abandonado

Quien podría solo ponerse fin

Si encontrara aquellos sin

Deseos de verlo cultivado.

 

Por eso te juro mi diosa humana

Que nuestro amor duramente concebido

Nunca se convertirá en un suspiro

Ni se perderá entre las sabanas

 

Estará para siempre a los dos unido

Y se presenciará en las miradas

que al despertar de cada mañana

Nos daremos en la misma cama.

 

****



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.