Don Juriaco

La herencia del abuelo (2017)

LA HERENCIA DEL ABUELO

Un ruego siempre se oía,
de una hija, casi madre,
que en lo alto, a su padre,
una herencia le pedía:

—Que los claros ojos tuyos,
sean del norte su legado,
intercede, te he implorado,
claros ojos pon los suyos.

Secundino, astur abuelo,
pintó una mirada hermosa,
y a su nieta hizo preciosa,
con cariñu desde el cielo.

 

Comentarios1

  • Y del Ávila

    Tiene mucha sensibilidad este poema. Me gusta de verdad porque me recuerda que cuando era niña, pensaba, inocentemente, que los ojos claros veían del mismo color que tenían. Saludo tu inspiración y a la nena de mirada azul.
    Yaja

    • Don Juriaco

      Muchas gracias ;)



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.