Peñafuente

Desesperación

¡¿Porqué así?!!!

¡Sabes que no es justo!

 

Me dirijo a Ti ya Ves,

más no hay a quién…

Orando y llorando,

¡llorando y orando!

 

¿Porqué al vulnerable

cebar de la catástrofe

la fuerza, hacer un daño

e imponer Tu voluntad?

 

La hoja no cae del árbol

si Tú no quieres…

¿Qué razones Has tenido

para Dar? ¿Y para Quitar?!!

 

De hoy al cabo no asoma

ni luna, ni astro, ni faz

y me pierdo en oscura,

eterna inmensidad…

 

Irrita seguir el camino

Sólo que Tú Señalas…

La luz. ¡No la ve quién

débil sufre cruelmente!!!

¡Acéptalo ya Ves!!!

¿No iba el hijo a huir

Si el padre impera:

“Sólo así hazlo”?

 

Ahora me cuesta creer…

¡No puede ser que exista

alguien detrás de esto!

¡Te libero! ¡Ya no Te culpo!

 

¿...Es cierto eso? ¿Hay sólo

azar? Otros que nada saben

dicen: “Ven hermano, aquí

oirás respuestas” -¿Cuándo?

 

“ - El dolor es prueba para

el alma y hay que aceptarlo,

el sufrimiento la purifica

y eso hay que ofrecerlo,

 

además está el infierno

y puedes perder tu alma…-”

¿Intimidación? ¡Blasfemia!

¡¿Quién de cierto lo sabe?!

 

¡Tan sólo sé: soy brizna

retando todo este azar...

¡Clamo en contra Tuya:

¿A qué haber venido así?!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.