urescritor

LA «FIESTA»

Por Alberto JIMÉNEZ URE 

La  «FIESTA»  [1]

Me busca (ansiosa)

Porque soy, con mis pensamientos,

Un sujeto peligroso para la permanencia

De su casta: tanto pretendo su desaparición

Que mi Ser Psíquico es la «tecla detonante»

De un explosivo jamás imaginado

Por la Industria Mundial de Armas [IMA]

Lo admití un día del difunto Siglo XX

Y, obcecado, proseguí haciéndolo

En distintos pódiums donde los unos

Se cuidan de no decir «sus verdades» a otros

Durante el curso del todavía novísimo XXI.

 

Empero, [que] ninguno atrévase apresarme

Porque su apuro será un adelantado boleto

De viaje hacia el lugar donde todos temen

Ser enviados por mí: ese individuo peligroso

[Que]  ha visto los hospicios [que]  aguardan

A todos los no sacramentales del Mundo. 

 

La  «FIESTA»  Me busca (ansiosa)

Porque hace años vaticiné

Su infausto advenimiento,

Y hoy me declaro su inmisericorde

Fumigador en territorio paranormal. 

 

«FIESTA», que a nadie diviertes

Y a la Humanidad atribulas,

A ti la extremaunción oficio []

  

NOTA.- 

[1] «Federación Internacional de Estados Socialistas Totalitarios Americanos»

Comentarios2

  • Elieser Wilian Ojeda Montiel

    En estos versos el poeta hace una retrospectiva de mea culpa por "asistir" a la novedosa "FIESTA", a la que muchos hicieron presencia jubilosa, de gala, por la novedad del anfitrión advenedizo; pero que ahora, ese alborozo, se ha transformado en pesimismo impotente de una potencia escritural sin ambages, que pretende fumigar con sus letras deletéreas su territorio ideológico, tanto como a su comparsa perniciosa de anacronismo político perverso. Así, el poeta otorga la "extrema" unción con su mano "izquierda", la misma que los acogiera con el optimismo fértil de una utopía realizable.

  • Elieser Wilian Ojeda Montiel

    En estos versos el poeta hace una retrospectiva de mea culpa por "asistir" a la novedosa "FIESTA", a la que muchos hicieron presencia jubilosa de gala por el anfitrión advenedizo; pero que ahora, ese alborozo se ha transformado en pesimismo de potencia escritural contestataria sin ambages, que pretende fumigar con sus letras deletéreas a ese territorio ideológico y a su comparsa perniciosa de anacronismo político perverso. Así, el poeta, otorga la ‘extrema’ unción con su mano "izquierda" la misma que los acogiera oportunamente desde su creencia ideológica de bienaventuranza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.