Elnavegante

Mujer

Mujer de suaves ademanes 

de pequeños pasos y mirada segura 

un vestido hecho de estela brillante 

espera colgado para tu figura. 

Pero, de pronto, me asalta una inquietud, 

cuando tu rostro refleja la melancolía, 

¿hacia dónde te lleva el pensamiento? 

¿Acaso, evocas un pasado? 

No quiero saberlo, en realidad. 

Basta con que me digas 

que hoy, aquí, me amas. 

Mujer de risa sonora, 

expresión que te hace encantadora. 

Veo que te ruborizas,  

ante mi mirada escrutadora. 

De pronto, me viene una inquietud. 

Cuando tu rostro se ilumina, 

¿es la alegría la que te envuelve, 

es la felicidad la que te anima, 

o son vestigios de un pasado 

que no quiero que recuerdes? 

¡Vaya, qué incertidumbre! 

¿Sabes, mujer? 

Eres, de Dios, su obra cumbre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.