José Mario Calero Vizcaíno

QUE VIVA EL AMOR

 

Hoy quiero gritar: ¡que viva la búsqueda  y el encuentro y disfrute del amor!

 

Hoy siento la furia del alma que se desvanece de hombres agonizantes
anclados al asfalto por la fuerza popular de la incomprensión
y el juicio implacable comunal
y no soporto sus destinos.

 

Hoy las aves de rapiña
me transmiten su letalidad al asechar una presa
y su serenidad al sobrevolar los campos Mexicanos.

 

Hoy el amor que tengo a mi mujer, a mi pareja,
se me comienza a infiltrar en mi sangre y en mis células
en mi organismo todo.

 

¡Hoy comienzo a cosechar la vitalidad en mi sangre, las emociones en mis sentidos, la fuerza en mi vida,
al decidir casarme con una de las mejores mujeres vivas del mundo!

 

Hoy ya vivo en pareja y en comunión y recupero la fuerza esencial de mi espíritu
después de más de 35 años de paciente soledad en búsqueda de este presente
y vivo comienzo a acechar el futuro para trascender los ideales cosechados en mi pasado.

 

La paciencia no es una mala compañía hasta que en cuerpo y alma
encuentres a la persona que te complementa e inspira AMOR,
entonces hay que sacar las fuerzas de las entrañas y declararte.

 

¡El amor a primera vista existe!

 

En la búsqueda del amor verdadero
habrán momentos de debilidad – entonces la perseverancia y la verdad invertida
en la fuerza de la búsqueda deben de guiar las decisiones
para no flaquear en la mediocridad infernal que existe en el presente de la soledad
intentando corromper los valores primigenios de la búsqueda del amor.

 

Somos seres intuitivos y sensibles
nunca hay que demeritar el poder de nuestras habilidades sensoriales humanas.

 

Hoy mi pasado es más ligero
y mi presente se plasma con la fuerza climática expresiva de un artista madura-o.

 

¡Hoy las experiencias de mi pasado son experiencias que moldean el barro de mi presente!

 

¡La libertad se me presenta como una oportunidad ineludible!

 

¡La vida existe para los fuertes de corazón de espíritu y de mente!

 

Hoy mi mujer me comparte los secretos de su cultura.

 

Hoy comienzo a sentir la protección de otra patria que fortalece mi identidad.

 

Desde el suelo mi alma se levanta como un fénix para recobrar el vuelo;
y volar para acechar nuestro futuro.

 

Recuperar el espíritu que alguna vez gritó como un águila.

 

Hoy México nos aloja en uno de sus recintos
y ya me siento fortaleciendo por el alimento de su tierra
por las campanas de sus templos
por la hermandad y camaradería de sus habitantes.

 

No me equivoqué: ¡Es el verde!

 

¡Que viva verde – fuerza – verde vida;
busca la fuerza esencial de lo verde!

 

¡Sin afinidades políticas más bien búsqueda esencial y orgánica de la vida
en un presente contrastante y confuso para la monotonía gris de las confusas urbes!

 

¡Hoy grito certero y triunfante después de 37 años de vida
sabiendo que la paciencia en la búsqueda del amor es gratificant-e cuando lo encuentras!

 

¡El amor es el alimento del alma y del espíritu!

 

¡El amor es la fortaleza esencial que complementa el funcionamiento orgánico de nuestro corazón!

 

¡El amor es el cimiento de la fuerza torrencial del ser humano!

 

Es el amor la energía que potencia la vida en la mente, cuerpo y espíritu de la humanidad!

 

¡El amor es una fuente inagotable!

 

¡No más hombres en la calle y más amor en los corazones!

 

¡No más vidas in-comprendidas en los psiquiátricos y más vida libre explorando nuestra naturaleza!

 

¡Abajo con la pobreza del espíritu y arriba con la fuerza del amor!

 

martes 6 de marzo del año 2012

Comentarios2

  • Raquelinamor

    Estimado poeta José Mario Calero Vizcaíno, Soy de quienes piensan que el amor a primera vista no existe, pero despuès de leer sus efusivas y emotivas letras me quedè pensando, ¿Serà posible? ¡Bien! es posible, por tal motivo y las bellas expresiones de amor manifestadas en tan hermosa prosa poètica le felicito y os deseo permanezca en el tiempo la ilusìon y comience con fervor y alegrìa esta bendecida uniòn. Y reciba saludos de universal amor de raquelinamor

  • Raquelinamor

    Y por supuesto ¡QUE VIVA EL AMOR!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.