Hugo Emilio Ocanto

=== Te prometo, querida === - Poema - - Autor e intérprete: Hugo Emilio Ocanto - - Grabado -



Te prometo, querida.

 

Sé que estás disgustada conmigo.

Sé que me he comportado

muy mal todo este último tiempo...

Pero... mi gran intención es cambiar.

Sé también que hace

mucho que vengo prometiéndotelo.

He tratado de cambiar.

Te juro que no te miento.

Sólo que... no he podido.

No es falta de voluntad.

Es que... esta pobreza en la cual vivimos...

me lleva  a tratar de olvidar todas las penas.

Sé que soy un inconsciente.

Sé que soy un irresponsable.

Sé de mi gran adicción al alcohol.

¡No puedo evitarlo!

¡Lo necesito, sí, lo necesito!...

Es algo más fuerte que yo...

¡Oh, si pudiese dejar

este maldito vicio!

Sé que todo depende de mi voluntad.

Esta pobreza en que vivimos...

¡es culpa mía!

Lo sé. Tienes razón en todas

las observaciones que me haces.

En todo tienes razón.

Me mandas a Alcohólicos Anónimos.

¡Y no quiero ir!

¡Quiero curarme por mi propia voluntad!

No llores mi amor.

No quiero verte llorar.

También soy responsable de tus lágrimas.

Responsable de no tener trabajo fijo.

Culpable de que tengamos

que estar vestidos con las mismas ropas...

No, no quiero derrames lágrimas

por mi culpa.

¡Culpable de todo soy!

¡Lo sé, lo sé!...

De noche no puedo conciliar sueño.

Me cuesta tremendamente dormir...

Te aseguro que hay momentos

en que desearía no despertar...

Para no hacer que sufras

tanto por mi culpa.

¡Soy un mal hombre!

¡Soy un enfermo cerebral

por culpa de ese maldito alcohol,

que día a día me quema

las tripas!...

No llores más... no llores.

Debo hallar una solución.

¡Tengo la responsabilidad de hallarla!

No me atrevo a pedirle a Dios me ayude... 

Él no tiene la culpa del mal que ocasiono...

También a Él tengo que pedirle perdón

por mi comportamiento.

Debo superarme a través de mi voluntad...

Tienes razón. Estoy hablando de más...

con una copa de vino...

Voluntad, ayúdame voluntad...

Quédate en mí... no te alejes...

Te prometo, querida, que he de dejar...

Sí, no es la primer vez que prometo...

Pero ésta ha de ser la última.

Porque la promesa que te hago,

he de cumplirla.

No llores más...

Deja de llorar, mi amor...

He de cambiar...

Debo... por ti, y por mí.

Desde mañana, todo ha de ser distinto,

en nuestras vidas.

Debo demostrar que te amo

más que a mi propia vida...

 

Derechos reservados de autor

Hugo Emilio Ocanto

08/03/2017 

Comentarios9

  • Victor Ma. De San Lorenzo

    El vicio de empinar el codo es uno de los mas difíciles. porque cuando uno viene a darse cuenta, ya el hígado no tiene remedio ni tampoco un hogar totalmente destruído.. Solo la fe en Dios y la auto estima, podrian hacer el milagro.. ¡Saludos amigo Hugo!

    victor ma.

    • Hugo Emilio Ocanto

      Muchas gracias por tu presencia, Víctor.
      Placer recibir tu comentario.
      ¡Saludos, amigo Víctor!

      Hugo Emilio.

      • Victor Ma. De San Lorenzo

        Selah!

      • Hay 1 comentario más

      • María Isis

        Duro tema en el poema, pero bien hilvanado y recitado
        Un gran abrazo y merci por la parte que me toca del DIA DE INTERNACIONAL DE LA ''DONA'' O SEA, de la MUJER.

        • Hugo Emilio Ocanto

          Muchas gracias, querida amiga Kitty.
          Un gran abrazo.
          Hugo Emilio.

        • FABIO BOHORQUEZ RODRIGUEZ

          Hugo:

          Tu poema una realidad
          que toca a muchos.

          Buena interpretación.

          Un abrazo de amistad.

          • Hugo Emilio Ocanto

            Fabio.
            Gracias.
            Muchas gracias.

            Un abrazo de amistad.

          • Maria Hodunok.

            Fuerte el tema que escribiste Hugo, pero que forma tan real de interpretarlo.
            Ese vicio ha matado tantas personas, ha arruinado tantos matrimonios, es una enfermedad cruel y...cuando toman no son conscientes de su autodestrucción.
            Felicitaciones amigo del alma, hoy nos diste una reflexión inmensa y cada vez mas común.
            Abrazos y mi admiración.!!!!

            • Hugo Emilio Ocanto

              Es la creación de un personaje... de los tantos que existen en la realidad, María.
              Gracias por tus felicitaciones amiga del alma.
              Abrazos y admiración!!!!

            • Alexandra L.

              Interesante tema el del alcoholismo, en verdad es una enfermedad, que tratada tiene cura, dependiendo mucho no solo del enfermo, también del entrono, se gasta miles en la propaganda de bebidas alcohólicas, tabaco, y otros productos que acaban con la salud de millones. Buen tema Hugo, excelente interpretación.

              Un abrazo, feliz tarde, Alex.

              • Hugo Emilio Ocanto

                Muchas gracias Alex.
                Una enfermedad, que, existiendo un buen tratamiento, o voluntad por parte del alchólico,
                todo puede superar...
                Placer tu presencia y comentario.

                Muy agradecido.

                Un abrazo.
                Hugo Emilio.

              • yosoyelquesoysiempre

                Porque tú mismo advertiste en el comentario de autor, que nada de relación tenía con tu vida real, sólo quisiste crear un personaje que puede existir en la vida real... y sí que los existen.
                A ver, amigo muy querido, aparte de ser un coruscante poeta, declamador e intérprete mejor como el que más, eres también un connotado actor.
                Y eso precisamente es lo que pusiste en clara evidencia con tan majestuosa interpretación.
                Claro que le diste vida a ese personaje, está de más decir cuál porque tus dotes actorales lo describen y presentan de manera magistral.
                Qué puesta en escena, soberbia, voy a utilizar un término que mejor calificación me permita hacer, monstruosa, llevaste a impresionante realización.
                Eres grande, irrepetible, HEO.
                Actuaste un personaje que revela una cruda y lastimosa realidad. Le diste vida a un fenómeno universal, a una enfermedad que no respeta clase social, género, ni todas las demás condiciones que queramos imaginar. Deja a su paso destrucción, tristeza, y desolación. Acaba con todo. Las relaciones zozobran. El barco económico se hunde.
                Qué más puedo yo agregar si ya todo lo actuaste y dijiste en tu maravillosa voz, con letras excelsamente bordadas, sacándole hilos de aurífera filigrana a tu alma?

                Ante tanto arte y desbordado talento, entrañable amigo, sólo me resta decirte que...

                Te aplaudo sonoramente y con redoble de cientos de tambores.

                Un abrazo fuerte y fraterno hasta tu amada Argentina.

                Tu amigo incondicional y para siempre.

                Jaime Ignacio Jaramillo Corrales

                Condorandino.

                • Hugo Emilio Ocanto

                  Lo que me dices en este comentario, Jaime....
                  Sinceramente debo aspirar intensamente, porque lo que veo escrito a través de tu sentimiento de compañero poeta, me hace vibrar todo el cuerpo por la intensa emoción que siento al leer...
                  No puedo ser muy extenso en responder a este comentario.
                  Nunca he recibido un comentario de esta índole... tan inmensa y extraordinaria para mi alma...
                  De verdad, Jaime.
                  ¿Tanto produce en ti escuchar lo que con mi alma entera he dispuesto en este imaginario personaje?
                  Sólo me resta decirte, no sé... que me idolatras en una forma tan especial... y no es la primer vez, que me inundas el alma de alegría.
                  No merezco tanto...
                  Gracias por ese aplauso con redoble de cientos de tambores.
                  Un abrazo fuerte hasta tu amada Colombia.

                  Realmente, tu amigo incondicional por siempre, buen poeta.

                  Hugo Emilio.

                • JADE FENIX

                  Todo vicioso, tiene la manía de decir, " lo dejo cuando quiero ", no solo depende de la persona, también ayuda de terceros.
                  Muy buen tema amigo como siempre.
                  Muchas gracias por tu saludito.
                  Un fuerte abrazo.

                  • Hugo Emilio Ocanto

                    Una gran verdad, Jade.
                    El entorno influye mucho en el vicio de estos seres...
                    Muchas gracias, Jade.
                    Siempre tu presencia... inmensas gracias.

                    Un fuerte abrazo.
                    Hugo Emilio.

                    • Hugo Emilio Ocanto

                      Agradecido por tu presencia María Alejandra.

                    • David Arthur

                      Excelente interpretación de tu muy buen poema Hugo Emilio. Esta "enfermedad" , la adicción al alcohol, se ve en casí todos los paises , y en todas las clases de la populación. Debe ser terrible caer en este abismo y aunque se trata de salir de él, el poder de la adicción resulta más fuerte.

                      Un fuerte abrazo amigo,
                      David

                      • Hugo Emilio Ocanto

                        Supongo que el que se aferra a esta terrible adicción ha de ser muy difícil salir de ella.
                        Todo es cuestión de voluntad y del entorno familiar...

                        Gracias por estar, David.

                        Fraterno abrazo.
                        Hugo Emilio.



                      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.