Viviana Vásquez.

EL silencio observante del amor.

Era tan sutil, que sonreía,
y me desencajaba los esquemas,
tan fuerte que cuando me miraba, me sentía protegida;
poseía tanta seguridad que con solo abrazarme, 
me hacía sentir restaurada. 

No puedo dejarlo escapar,
la fuerza con que lo ama mi corazón, rompe los límites de la razón. 
No puedo descifrar los códigos que emplea el amor
para bloquear mi voluntad, y desatar los nudos que hacen mis pensamientos. 
quiero caminar por los rincones del mundo, llevándote en mi vida y sabiendo que nos pertenecemos. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.