Nipur

Verano

Sofoca el calor caminante en la piel
la tarde se escurre del trabajo
las gentes se amontonan de a miles
en los subtes
y yo plantado aquí en el campo:
estaca seca, árbol con sed, flor volcada soy
entre medio del sopor violentando la tarde.
El sauce viejo toca el suelo con sus manos
y los pájaros le escapan de las ramas.
¿de qué me quejo?...
si solo imaginar los cuerpos al llegar
a la estación de trenes vomitados
por la ventanillas
después de trabajar por 2 mangos
en el infierno,
prefiero disecarme como una
momia, quedar como
caparazón de chicharra aquí...
debajo de este árbol quejoso
debatiendo con el viento
de cosas que no le importan:
Mientras el sauce y yo vemos
como los pájaros nos huyen
a calmar su sed.

Comentarios2

  • Maria Hodunok.

    Felicitaciones amigo.
    La ciudad no tiene vida a pesar de la multitud, La naturaleza nos brinda lo mejor de si misma,
    Soy amante del campo, con un arroyito cantarín en el medio.
    Me encantaron tus letras.
    Dulces sueños con los trinos de las aves.!!!!

  • Nipur

    No es para nada raro que ames la naturaleza María, si,
    naciste en una tierra donde Dios
    derramó una gota de su sangre
    para crear el paraíso en la tierra.
    Un abrazo grande amiga.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.