Jhon Deivy Torres Vidal

LA VIDA QUE NOS MECE

Echados para atrás sobre la hierba

mojando el continente de los sueños

la frágil vida trepa por la venas,

afianza abruptamente nuestro cuello

con sus dedos de humo y sus señales.

Ahora roza nuestra cabellera

que como rama húmeda decae

y absorbe el ruido verde de la tarde...

El pensamiento es lluvia... noche llega

cuando la vida es un latido en el cerebro.

Somos no menos dóciles que hierba...

al viento y a la vida obedecemos.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.