Esteban Mario Couceyro

La calle Juncal

La lluvia

me moja

como si no importara

mi presencia

esta noche

en la calle Juncal.

 

El calor sofocante

de vapores

que circulan

como figuras de baile

acompañan mi paso

por la calle Juncal.

 

El aire se hace escaso

como si un puño

gigante

me apretara

impidiendo avanzar

por la calle Juncal.

 

Sin poder más

me siento

en el cordón

y mis pies

son arrastrados

por ese río

de la calle Juncal.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.