Poeta del Silencio

DESTINOS

Existía y sin creerlo aún no existías,

parecía tarde para creer que vivieras,

llegaste con el viento casi invisible tocando mi alma,

erigiste rosas donde todo era desierto,

parecían destinos escritos pero no es casualidad,

oculto yace el amor y sin mirar al cielo palpabamos estrellas.

 

Si me alcanzan tus ojos para mirarme en ellos

entonces tu alma es un espejo,

y no quiero limitar el destino al que llegaran nuestros pasos,

nadie nos ha tallado el destino

es la tinta de nuestros actos quien lo escribe,

el destino no existe en nuestro camino,

el destino lo inventamos si queremos amarnos.

 

Caminante solitario sin los pasos andaba,

no inscribía huellas en el suelo porque no existían senderos,

eres tu el principio de un camino con destinos,

sin el final quizás seamos eternos.

 

Podemos hacer de este sendero distintos destinos

desenrredados por el orgullo,

pero queremos atarnos como hilos de hierro

enclavados al fondo del amor,

seducidos por miradas cortejadas.

 

Aunque las nubes se extingan y el sol anochezca,

sigues brillando en mis pasos 

decidí que te quedarás conmigo,

no partiras al vuelo donde fatigo al buscarte,

no te siento lejos aún si caminamos distanciados.

 

Deprisa marchamos, a veces despacio,

llegamos a donde nos lleve la imaginación,

recorremos inaudítos silencios con las miradas,

amamos y creemos que abrazamos nuestros destinos.

 

 

 

 

Comentarios2

  • lindaestrella

    Cierto, el destino lo creamos nosotros, excelente escrito, saludos.

  • damian flores

    Muy bello poema, yo difiero de Linda,
    sin querer polemnízar, creo en el des-
    tino y que las cosas no pasan as como así. El destino nos encamina hacia donde debemos ir...Saludos y mucha suerte...Seguimos en contacto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.