Norberto Molina Guerrero

ESTELAS DE UN ENSUEÑO

Solo he podido encontrar las huellas que ha dejado una princesa; que bueno sería que aquella princesa hubiese dejado alguna sandalia, pues así tendría que volver, pero no hay nada, sólo unas huellas...

El amor pasa como un vagabundo, tan callado como siempre...

La luna se limita a un silencio profundo...

La esperanza corre sin mirar nada a su alrededor...

Las estrellas guardan sus luces, las guardan sin temor...

Las flores no emanan sus fragancias...

Solo me queda seguir, en compañía de los vientos, aquellas huellas... en el silencio que el amor comparte conmigo.

Hay algo que no puedo decir, es como un misterio, pero lo que no hablo por mi, mis ojos lo confiesan...

Mis ojos dicen de ti...

De tus dulces labios...

De tu bello rostro...

De tus hermosos ojos...

Que las cosas bellas de la vida y la naturaleza pueden hallarse en la contemplación de una rosa, en la contemplación que inspiran los cielos.

Mi corazón confiesa...

Mi corazón dice que aquellas cosas bellas, como lo es la rosa, como son los cielos, pueden hallarse...

En tus dulces labios...

En tu bello rostro...

Y en tus hermosos ojos...

Eso es lo que mi corazón habla por mí...

Son las estelas de un ensueño lo que mi corazón quiere decir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.