Inexistente

Temo mi nombre.

Escucho mi nombre sin querer,
escucho mi nombre querer
tomar su propio nombre;
llamarse raíz, aire, hormiga, piedra
(de todos modos quiere llamarse;
le importa llamarse hiedra
para no llamarse yo).

Porque en mí, siente que fue prestado,
en mí siente que es fracasado.

Su reencarnación ha de ser en otra aura,
su sentimiento ha de nacer en otra alma.

Se ha declarado sin apellido
y hurga entre nombres ajenos.

¿Cuál le será más apetecido?
Luego -tan solo- que me echará de menos.

¿Y yo dejaré de ser?

Comentarios1

  • anbel

    Aunque se quiera, nunca se deja de ser...no es cuestiĆ³n de cambios de nombres, sino de simplemente aceptarse con todo lo que ello conlleva.Abrazo mi existente amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.