Herisloy López Orozco

Libertad

 

 

 

El barco avanzaba lentamente aquel cálido verano de junio,

en la proa un hombre silente se despedía de Almería y de aquella niñez vivida. 

Librepensador que a su patria honraba una efímera mañana

se marchó a la Habana. 

Marinero de mirada melancólica y sigilosa,

navegó en busca de la libertad perdida. 

Hombres que dejaron un sueño en la ribera de un río.

 

¡Hombres nobles!

¡Hombres!

 ¡Oh Libertad!

¡Oh mi amada libertad!

¡Oh mi mar, mi viento!

-Dime que abrazaste a mi abuelo-.

  Libertad.

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.