Santiago Miranda

Dopamina

 

Este vagón furioso
cabalga al éter. cielo
;ser tocado o herido
por el rayo; más lúcido

 

/espacio en blanco/ subo y bajo
como un discurso fracturado
soy expuesto siendo herida
-ABIERTA- disparado en metralla

 

Es mi ánimo una caída
al cielo -caín culposo-
no,lo hagas, de nuevo
volvamos a la causa

 

animada; alma, el principio
activo (¿o pasivo?) gracias
pero en esta penumbra, paso
/aquíunnoespacio/ paso por la

 

esfera; figura perfecta
vaivén nunca estable
va o ven y mira; esta
masacre física (y) meta

 

estar; bien-mal. todo
el amor va más allá
(de los hechos) no los hay
del bien y mal
        sino interpretaciones

 

¿dices, interpelaciones?
¿quién dice, qué? ¿quién
escucha, quién habla? un parpadeo 
¿quién ejerce su poder ahora?

 

revuelto en el baño
químico las sustancias
implosionan uróboros
oropelados uro dorados
uro ura i.r.a uro EROS

 

toda visita alucinatoria
-es recibida
           ¿en permisos o disculpas?-
golpean tu nuca, no la mía
¿quién es? preguntas
la tristeza desde el vacío, llora

 

y ya no queda nada
excepto mirar al cielo
y ser de luz poblado
(ser ligero su alimento
y material de combustión)
qué calor chorrea dentro
calor por las venas y espera
                          -nza entrecortada

Comentarios1

  • carina zanchetta

    lindo poema!! no hay bien ni mal, sino interpretaciones... del universo teñidas de azar... Cariños Carina



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.