gaspar jover polo

Colgada

 

COLGADA

 

Rodeaba con sus brazos el cuello

atlético, ancho y musculoso,

y se colgaba

con toda su pasión y su ilusión,

dependía de sus brazos enclenques

como único puente con el resto del mundo.

Que era primeriza, se notaba a la larga distancia.

Para una observación más rigurosa

había que acercarse un poco a la pareja de novios, sutilmente,

como un estudioso

entusiasta de la condición humana.

Había que plantarse cerca,

a unos pasos

para escuchar frases entrecortadas

sollozos sueltos

pensamientos algo prosaicos.

No dirigirse a ellos

directamente

y recomenzar, algunos días más tarde,

la reflexión sobre todo lo visto y lo oído:

los labios entreabiertos, la sonrisa

a medias, la lengua perfumada

y todo el campo de alrededor inquieto

como en un ir y venir desenfocado.

En aquel caso

una charla entre amigos

o sobre el tiempo que hace

queda descartada.

No hay que excluir sin embargo,

alguna referencia a cómo resulta de extraordinario

el amor.

 

Gaspar Jover Polo

Del libro Al borde de lo ilegal

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.