Tania CasFer

Precipicio sin caída.

Besos al borde del abismo,
se avecina el desastre.
Una mirada
un suspiro
y una luna llena.
Vete,
pero vuelve
arañame otra vez,
escuéceme las heridas.
No digas nada,
tu silencio sella el ruido de mi pecho,
me acuna.
Dibujas las flores más bonitas alrededor de mi ombligo,

pero sigues pensando en otoño. 

Ríes y siento vértigo,
abrázame.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.