argantonio

El destino

Mi ciudad , hija del Guadalquívir,

conoció pobreza, riqueza, ignorancia y gloria,

y leyendas y milagros que forman su historia,

porque de tu gracia depende el vivir y el morir.

 

He tenido la suerte de haber nacido aquí,

y de haber conocido muchos lugares,

en la mayoría de ellos conocí quitapesares,

hoy es un sueño añorado todo lo que viví.

 

Aves de incesante vuelo,

pájaros de generoso trino,

amor en permanente celo.

 

Universo divino,

el diablo es cojuelo,

y desconocido es el destino.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.