Dice115

AGONIA EN LA LUZ, DE MEDIA NOCHE.

Noches de insomnio,
un cuarto cubierto en la oscuridad,
propicio para los transeúntes de la noche,
para los residentes de la oscuridad,
me ha de atormentar mi escritura,
esa luz blanca sin manchar,
ya que la sangre no corre por mi pluma,
y el temor se a propia de mis ideas,
lucha contra el olvido,
y que mis pensamientos sean perpetuos,
que no eh de olvidar mi primer palabra,
y que mi titulo se mantenga en pie,
para todo aquel, que de el quiera conocer,
os doy la bienvenida habitantes de la noche,
a mi humilde morada,
oculta entre las sombras mi cadáver, desfallece
y en cadena perpetua mis manos permanecen,
en ese luz blanca que ciega sin parar,
la sangre que aun en ella no corre,
por mi tropiezo mental.

Comentarios1

  • Ross4

    A veces, cae la mañana fría y en vela permanecen hasta las manos dubitativas , por tantos sentimientos abruptos que al atropellarse unos con otros se confunden y se desvanecen...

    Hermoso tu poema, que bien que lo compartas!

    Bye,
    Ross

    • Dice115

      Muchas Gracias



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.