Lola Glez

FALSA JUSTICIA

Lagartos y arpías, disfrazados de fiscales y jueces,

sentados en sus sillas de cuero animal,

con joyas ostentosas y sonrisas hipócritas,

procurando ocultar su maldad.

Inocentes sentenciados, con ansias de justicia, con ansias de verdad

lágrimas ruedan al oír injurias, 

calumnias absurdas, sin un argumento real

pero, cuando consigas, ¡oh, ingenuo! de las garras escapar 

el sonido celestial de las arpas sonará.

¿Cómo pueden comer?

¿Cómo pueden dormir?

Conciencias sucias, impuras

desintegrando familias, causando dolor

y para ellas, una sola esperanza, Dios

Yo creo en ti, país pujante, 

creo en los muchos que lucharon por tu libertad

oprimida por las almas rebosantes de crueldad,

creo en los que tienen sed de honestidad

pero aborrezco tanto a los que se venden por el vil metal.

Bolsillos llenos de verde papel, bocas colmadas de prohibitivos vinos,

subastan su moral por aquel que de más,

poseedores del poder en una firma, 

apreciando en primera fila el festival de cabezas al soltar la guillotina

Es esta la falsa justicia que ofrecen muchos,

es esta la repugnante realidad.

Pocos son los que bregan por la ley verdadera, 

pero allá en lo alto hay alguien observando

y en la tierra simples mortales como yo, manifestando su indignación 

 

Lola Glez

 

Comentarios1

  • gaston campano

    El poder empodera y se sabe que el recurrir a un juez que no sea el supremo, astillas solo seremos al enfrentar el cadalso,Pero si dinero contamos, la alegría sera plena, asi no habra condena, siendo el pago adinerado.
    Un saludo por presentarnos tu queja.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.