Ludvaldo

SONETO AL RUBIO CABELLO DE UNA HERMOSA

En dos mitades, cual mi pecho, roto,

sutil torrente de fulgor divino,

tocado, por tan bello, peregrino,

palio de encantos sin igual ni coto,

 

al fuerte Noto angélico alboroto,

aura de un oro como no hay tan fino,

de la más bella faz dosel vecino

a cuya vista mi placer no agoto

 

es, sañuda Amarilis, tu cabello,

de tu alma cumbre las solares llamas

que con donaire sin rival derramas

 

por el blancor de tus mejillas, cuello,

hombros y espalda de nival destello

y por tu pecho, con que no me amas.

 

Osvaldo de Luis

Comentarios2

  • Estanislao Jano

    Muy lindo soneto.

    Saludos

    • Ludvaldo

      Muchas gracias y un saludo.

    • Alek Hine

      Como siempre, Osvaldo, con ese clásico sabor renacentista. Abrazos en la poesía.

      • Ludvaldo

        Cordiales saludos, Franco.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.