Santiago Miranda

Constelaciones



Reventarán las estrellas y nuestros nombres
Quedarán fijados en el firmamento
Todo movimiento de olas en éter
Todos baños de tibios sueños en la noche
silente. No me digas
    cuándo
Que en la luz pernoctan vagando
los comensales en la mesa celeste;
                                                         tus ojos. 
De lagos y tormentos acaecidos en mayo
la llovizna sepulcral de tus ideas puras.


Todo pasado quedará pasado
Y nos alzaremos por el resto
De tiempo y hermanos
Perdidos, desperdiciados
En lo mundano, hermano
Brillaremos todos
               juntos en la piedra y en el pecho



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.