antonia camargo

Duermo.

Duermo junto a los muertos

y su corazón calmo,

duermo en los sigilos de la noche

y los demonios de lo oscuro,

duermo con la piel fría

sin existencia.

 

Duermo en las orillas frías

de la cama,

duermo en el vacío del pensamiento,

me duermo...

en los sueños turbulentos 

de mi mente.

 

Duermo bajo un techo lejano

llena de gritos ahogados;

vengo de las profundidades

del suelo húmedo,

con el cuerpo húmedo,

con la ropa mojada.

 

Bajo los sollozos de la luna

y los gemidos de la soledad

duermo,

sin respiración

duerme mi cuerpo calmo

sin el peso del amor.

 

Antonia Camargo.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.