Inexistente

Canción amarga.

Él escribe una canción
con sabor a trova amarga,
con sabor a mar salado adyacente
con brisa de dulce entuerto,
sin modulación de un “ay, ay” largo
(de alargado, no distante).

Sus notas se encubren en un rincón
tan universal como disperso,
que se entretiene atrapando las estrellas
tantas como quepan en su vejiga negra.

Como siempre para apagarlas muriendo
y al morir junto con ellas…
creerse el héroe de metal;
no así de encomios, ni ser de greda.

En las vertientes del agua
se sumergen sus labios que concurren fementidos
(confundiéndose con peces secos)
desprovistos de formas,
de la corteza escarlata que perdieron
desde hace tiempo,
hasta de la entelequia que los habita;
sangrando en palabras mayúsculas
para construirse poemas que gritan.

Su código es exponer las notas a la inversa;
si son alegres, las vuelve muertas,
si vienen sueltas, ¡Ay no! Envueltas y revueltas.

Como el tornado hijo del vientre fecundo
de una tempestad incurable,
no abjurable, perdurable,
de impronunciable coro.

Comentarios2

  • Margarita Rodriguez Romero

    Me gusto!
    Saludos

    • Inexistente

      Como me alegra haya sido de su agrado. Un abrazo.

    • Bambú

      Se saborean las notas de tu canción, y dejan regusto amargo que supongo es lo que pretende transmitir el autor.
      Un texto culto y de léxico elevado y rico



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.