ADOLFO CESAR MARCELLO

UN AMOR CASTO

 

 

 

Estoy en vos, estás en mí

 

como si fuéramos parte

 

de una misma llave,

 

 

que abre los confines

 

de nuestros deseos,

 

los cuales

 

desatan, un amor sin fin.

 

 

No hace falta rezar un credo

 

ni ser santa o santo

 

para tener un amor casto...

 

 

Cuando brota un puro amor,

 

las miradas son limpias

 

y denotan candor.

 

 

Hay un intenso fuego

 

aún cuando los labios apenas

 

se rozan...

 

 

Las almas brillan

 

cual diamante de gran pureza.

 

Cuando hay un verdadero amor

 

solo el amor de Dios, lo supera.

 

 

 

 

 

Adolfo César Marcello

Seudónimo: Nazareno

Tucumán - Argentina 

Comentarios3

  • Adriana Sastre

    Adolfo, el amor de
    Dios lo supera todo.

    Abrazos.

    • ADOLFO CESAR MARCELLO

      Por cierto que sí, mi querida Adriana. Gracias por tu grata visita a mis letras. Un fuerte abrazo

    • Dulce

      Muy cierto ese final, excelso Nazareno

      • ADOLFO CESAR MARCELLO

        Gracias por tus apreciaciones, mi querida Dulce. Saludos y un cálido abrazo

      • Maria Hodunok.

        Nazareno, nos estás dando una lección del verdadero amor.
        Grandiosos versos con toda pasión y espiritualidad....solo superado por el amor a Dios.
        Felicidades, poeta.
        Saludos cordiales.!!!!

        • ADOLFO CESAR MARCELLO

          Me halaga tu lindo comentario, mi querida María. Te mando un fuerte abrazo



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.