argantonio

¿Hermafroditas?

La Venus del espejo Velazqueña,

es más tímida que la descarada maja,

la Venus su rostro no nos enseña,

y la maja vestida es erótica hasta la faja.

 

El David de Donatello no necesita ser viril,

ni tampoco el David de Miguel Angel tan voluptuoso,

el artista fiel a si mismo no es nada servil,

y Adám en el paraíso disfruta de un gran reposo.

 

Las tres Gracias de Boticelli con sus velos,

muestran el cuerpo más que desnudas,

gloria de los santos pecadores.

 

Para ser angelicales solo necesitan los vuelos,

hablan con la mirada estas mujeres mudas,

gloria de los santos pecadores.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.