Chirritero

Desilusiones tortuosas

He olvidado tu esencia,

He olvidado tu inspiración.

Lo único que conozco

Es una triste desesperación.

 

Palabras marchitas de tristes olvidos.

Mentiras aladas en mi mente entrabas.

Eres una oda al engaño.

Y mi ingenuo corazón sigue sin reparo.

 

Eres la tremenda tontera de mi alma.

Aun te respiro por la herida.

Ven a mi cama maldita acurrucarte,

Triste demandas son las quedan hundidas.

 

Corazón apagado de odio.

Cerebro planeando con rencor.

No quisiera que existas,

Pero me ganó lamentablemente la pasión.

 

Estudio con esfuerzo superarte.

Amargados versos desean besarte.

Dos cicatrices mis labios en tus mejillas comparte,

No son más que mi sentencia mostrarte.

 

Eres el edípico anhelo de mi ser.

Inconsciente que has de torturar.

Mi eros poco a poco se apaga,

Mi vida ha perdido toda la calma.

 

Frustraciones mordaces comparto,

Con la esperanza de encontrar tu remplazo.

¡Soy un idiota lo sé!

No queda más que la vacilación de mi ser.

 

Estúpidas palabras y odas.

Estúpidos conjuros de hadas.

Son mis armas las que poco a poco me matan.

Ser supremo que se desata.

 

Deseo pensar que mi corazón se ha de reparar,

Que mi mente volverá a nacer,

Que mi vida una sola será,

Y mi confianza se restaurará.

 

Sin embargo no sucederá.

Los designios de Satán son otros.

Un corazón frustrado y amargado,

No son más que gritos desesperados.

 

Dios no me abandones.

Sé quien repare mi tristeza y desilusiones.

A veces siento que mi existencia se desvanece,

¿Será esta mi sentencia de muerte?

 

Deseo a mi lado tenerte,

Musa Negra de cuentos malditos.

Deseo no conocer el amargo de la traición,

Demasiado tarde, no hay consolación.

 

Hiede falsa felicidad.

Estruja un deseo fatal.

Poco a poco desaparecerá,

Incoherencias no quedarán.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.