Juliana Agredo

TRASLUCIDA.

¡Ay!
Ahí. 
No, más allá, a la derecha.
Sí, ahí, en la comisura, 
en ese ángulo, un poco al centro. 
Justo en ese espacio, en ese lugar, en esa esquina entre el norte y el azar.
Bendita o bendecida.
¿Quién?
La fortuna, 
el asalto escondido en la pestaña,
el lunar que habita justo en su cadera, 
delicia de cadera, el beso la consume.

A veces, 

cuando el cielo se eleva, 
los pies se elevan y las manos, 
todo,
el alma, levita,
se levanta,
va hacia el espacio, 
halla una puerta, 
se entromete, 
no sale sino hasta que decide llenar de caricias un cuerpo,
un estuche en el que reside la magia, o el amor. Ambos. Ambas. 

Hay, entre sinónimo y antónimo, 

la exacta plenitud en que los labios gimen o ríen. 

¿El éxtasis de qué?


De un cuerpo, del alma disparando todo deseo.

traslucida alma,
traslucido cuerpo.

Ahí o allí. 

En el centro, su pecho.
En su pecho, el amor.
A la derecha, su hombro, el apoyo.
Arriba, sus labios.
Sus manos, el tacto, la caricia.
Toda, mi hogar.

  • Autor: Libertad Utópica (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 20 de febrero de 2017 a las 20:15
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas:
  • Usuarios favoritos de este poema: Thenamora, pani.

Comentarios2

  • Thenamora

    Expresar los sentimientos entre versos no es nada fácil y tú los has sabido dibujar muy sutilmente. Interesante poema que trasluce tu alma, fue un gusto leerlo.
    Saludos en la distancia.

    • Juliana Agredo

      Agradezco mucho tu comentario, cuando escribo de esta manera es porque el alma necesita soltarse, flotar, fluir, aprecio que hayas sabido entenderlo . Te mando un abrazo fuerte.

      • Thenamora

        Gracias Juliana, un fuerte abrazo.

      • pani

        JULIANA... CORAZÓN GIGANTE...



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.